Teatro Contemplativo

 

Abordo el teatro contemplativo como una zona de intersección entre las prácticas
escénicas y contemplativas, donde exploro herramientas que ayuden a los actores a estar
plenamente presentes en la escena.

El principio fundamental que guía mi trabajo es que tal como el actor/actriz entrena su
cuerpo y su voz, también es posible entrenar su atención para estar plenamente presentes
en la escena. En este contexto, la tradición mindfulness o atención plena, aporta un
“entrenamiento psicofísico” que consiste en una serie de prácticas a través de las cuales el
actor/actriz puede entrenar su capacidad a volver al momento presente. De esta manera,
las prácticas contemplativas proveen tecnologías para que los actores puedan habitar el
momento presente de la escena con apertura, curiosidad, aceptación y autocompasión.

Es importante aclarar que las prácticas contemplativas no implican un gesto de
introspección ni alejamiento de la realidad, sino por el contrario, son un medio que nos
permiten mirar profundamente y sin juicios, nuestros estados mentales, la relación que
establecemos con el entorno y con los otros. Por ende, el teatro contemplativo promueve
estados de presencia plena, que consiste en un modo de conciencia no elaborativa,
centrada en el presente en que el artista percibe, reconoce y acepta los pensamientos,
sentimientos y sensaciones que surgen en su campo atencional.

Es así como las técnicas contemplativas que puede ser cultivadas por el artista y aplicadas
al proceso creativo. Algunos de los beneficios de las técnicas contemplativas en la escena
que pude comprobar en la investigación doctoral basada en la metodología Practice as
Research PaR son:

– Aumentar foco y concentración
– Potenciar sincronización mente-cuerpo
– Estimular creatividad
– Disminuir la auto crítica
– Potenciar la colaboración entre pares

Contacto

Si necesitas información sobre alguno de los talleres, clases o asesorías, envíame un mensaje y te responderé a la brevedad. ¡Saludos!

13 + 9 =